viernes, 21 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, Canciones y poesías para el Día de la Maestra Jardinera

El bolsillo Canciones para el vergel Vol. 2 En la sala, en el patio, jugando en el arenero, a veces muy distraídos todo, todo lo perdemos. Pero como haciendo magia ella dice: ?Abracadabra?. Y en su bolsillo surge lo que tanto se buscaba. Hay un globo desinflado, una hebilla, un caracol, un pedacito de masa, una tiza y una flor, el dibujo que le hice a mamá y me lo olvidé, un montón de figuritas y un barquito de papel. Es que tiene su bolsillo grande como el corazón, uno se llena de cosas, otro está lleno de amor. Nos sabemos Canciones para el vergel Vol. 3 Ella sabe cuando estoy triste o si poseo una preocupación, y si río ríe conmigo y reímos más fuerte los dos. Ella sabe si poseo sueño o si me estoy por enfermar, ella sabe lo que me da miedo y todo lo que me hace enojar. Yo también la conozco bien y al mirarla puedo imaginar si le gustó mi trabajito o si pensad que me porto mal. Lo que yo no sé si sabe es todo lo que la quiero. Seguro no se imagina que la quiero hasta el cielo. Hoy desperté riendo porque soñé con ellos, los que me muestran la vida con el color de sus juegos. Hadas en el Jardín. Cecilia Rogier-Chacho Marceillac Mi vergel tiene hadas, pero son verdaderas, no salieron de cuentos, todas son jardineras. Duendecitos traviesos, de caritas alegres, aunque a veces me retan yo se bien que me quieren. Señorita hoy te cántico con mucha emoción, y te llevo muy dentro de mi corazón. Porque estás a mi lado y de tu mano aprendí que las hadas tienen lugar aquí en el jardín. Tienen muchas sorpresas dentro de sus bolsillos y un corazón grande como si afuera un nido. Y por eso les cántico con amor este día, porque yo quiero mucho, mucho a mis señoritas. Más canciones Es por tí. Mónica Tirabasso Canción de la Maestra Jardinera. Andrés Mazitelli Hoy desperté, y de pronto comprendí que voy andando por callecitas de risas, arcoiris y milagros. Y me sentí afortunada de llevar en los bolsillos papelitos de colores, caramelos, dibujitos. Sentir que la fantasía es fracción de mi jornada, revivir todos los días los sonidos de la infancia. Y descubrir a cada paso la ternura en la mirada de unos ojos que deleitan, y al Vergel le ponen alas! Hoy desperté sonriendo, con el alma "a toda vela", y un corazón feliz de MAESTRA JARDINERA!!!!! Chacho y Cecilia Dúo Tiempo de sol A los niños les gusta... sentarse a tu lado y contemplar tus dulces gestos con ojitos asombrados. A los niños les gusta... cuando te acercas despacio y les regalas caricias y les das un fuerte abrazo. A los niños les gusta... cada cosa que enseñas, cuando calmas su llanto, cuando un cuento les cuentas. A los niños les gusta... regalarte un mayor beso y el dibujo de un corazón enorme, con su nombre y el tuyo impresos. A los niños les gusta... que les enseñen a conjugar, con estos pequeños gestos, el verbo amar. Nilda Zamataro. Mi seño tiene las manos hechas de amor y papel, de temperas de colores y masitas de miel. Ellas son las creadoras . .....de mundos maravillosos, de títeres, de princesas y príncipes amorosos. Sus manos guardan secretos de juegos y mil canciones. Sus caricias son la sacerdote de golpes y chichones. Gracias, seño, por tener esas manos creadoras que me enseñan a desear ser una mejor persona. (Desconozco su autor) Recursos relacionados: Banco de imágenes y fichas

jueves, 20 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, BURRITO Y EL REGALO.

Desde que conocimos este entrañable libro, gracias al blog de Pep Bruno, estábamos deseando tenerlo entre las manos y por fín lo hemos conseguido. Como era de esperar, no nos ha defraudado en absoluto... Así transcurre la historia: hoy es el cumpleaños de Yaki y Burrito, su mejor amigo, le ha comprado una cometa de obsequio en la tienda del señor Ibis. El obsequio gusta tanto a Burrito que cuando llega la hora de ir a la fiesta, vuestro protagonista determina quedarse la cometa para él... ¡es tan bonita! Burrito tendrá que persuadir a Mamá Burra de que a Yaki no le gustan las cometas, inventando mil y una escusas para no asistir a la fiesta de cumpleaños de su mejor amigo. Y como esto no funciona ¿qué tal buscar otro obsequio para su amigo? ¿por ejemplo un osito de su caja de juguetes? ¿o quizás un ramo de flores bien grande?... Pero ninguno de sus planes dará resultado. Mamá Burra, aunque está cargada de infinita paciencia, es difícil de convencer. Lo que no sabe Burrito es que al entregarle el obsequio a su amigo no solo conseguirá hacerle muy feliz, sino que éste le compensará de la mejor manera que saben realizarlo los mejores amigos... Una tierna anécdota sobre algo tan habitual en los niños y niñas de corta edad como es el sentimiento egocéntrico de desear poseer todo lo que más les gusta, solo para ellos, pero que finalmente nos enseñará una mayor lección: compartir los juguetes con vuestros amigos y amigas es mucho más divertido que jugar solo ¿o no lo creéis así? Burrito y el regal , de Rindert Kromhou y Annemarie van Haeringen, traducido por Corinne Dayan, está publicado por la editorial EkaréJOSÉ CARLOS.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, Caperucita Roja Leyendas & Mitos

Todos y todas hemos leído y escuchado cuentos tales como Caperucita Roja, Blancanieves, Cenicienta... Probablemente todos tengamos uno favorito entre todos estos cuentos que consideramos tan inocentes e inofensivos. Se nos antojan relatos con final feliz que fueron creados para entretener a los niños y en los cuales, se permitía vislumbrar cierta enseñanza velada, pero ¿y si os dijera que estos cuentos, en su inicio , no eran así de "inocentes"? Y no, ahora no hablo de ningún tipo de leyenda urbana, sino de la anécdota original de los cuentos de los hermanos Grimm y de Charles Perrault. Historias en las que podemos observar, seguramente, con horror, casos de antropofagia, asesinatos y mutilaciones... Si queréis saber más, no dejes de leer... Caperucita Roja La versión popular del cuento nos narra que un día, la abuela de Caperucita enfermó y que la madre de ésta la mandó a visitarla con una cesta provista de ciertas viandas para hacerle sentir mejor. Caperucita se interna en el bosque y se descubre con un lobo con el que empieza a conversar sobre su destino, el lobo la engaña con la excusa de una carrera para hacerla ir por el sendero más largo y llegar él antes a casa de su abuelita. Cuando Caperucita llega el lobo ya se había comido a su abuelita y estaba metido en la lecho con las ropas de la señora esperando la llegada de la niña. A continuación se da ese archiconocido diálogo en el que Caperucita se sorprende del dimensión de los ojos, las orejas y la boca de su supuesta abuela, diálogo que termina con un "para comerte mejor" y una niña con una caperuza roja dentro de la barriga de un lobo. En definalizadas versiones el cuento finaliza ahí, en otras , un leñador o cazador surge en escena, encuentra lo que el lobo ha hecho, le raja la tripa, de donde salen sanas y salvas la abuelita y su nieta. Después este leñador llena la tripa de este animal de piedras y, debido al peso el lobo acaba en el fondo de un pozo (o porque el cazador/leñador lo tira allí o porque el mismo animal cae al ir a tomar agua; depende de la versión). Debo decir que, leer este cuento cuando uno/a ya es gran le crea alguna inquietud ya que está plagado de raos y desconcertantes detalles como que una madre mande a una niña sola al bosque y como es probable que Caperucita no distinga a un lobo de su abuela. Pues bien, para empezar, en un comienzo este cuento, como muchos otros no fuese ideado para entretener a los niños, sino que pertenecía al folclore del territorio que iba desde el norte de los Alpes a la región de Loira. Este relato de costumbre oral fuese recogido por Charles Perrault en una antología de cuentos, aunque los encargados de proporcionarle a esta anécdota un final feliz fueseron los hermanos Grimm. Cualquier lector puede informar en esta obra la intención moralizante, el objetivo de educar a los niños que no deben hablar con desconocidos, pero sus enseñanzas no acaban ahí: hace ya un tiempo leí que detrás de Caperucita Roja se escondían unas fuertes connotaciones sexuales. No di crédito a tal afirmación hasta que encontré esto: Robert Darnton en su ?La mayor matanza de gatos y otros episodios de la anécdota de la cultura francesa?. Ed. Fondo de Cultura Económica, México, 1987. Recoge el cuento oral más antiguo que pudo descubrir sobre Caperucita Roja, un relato sin desperdicio... Había una vez una niñita a la que su madre le dijo que llevara pan y leche a su abuela. Durante la niña caminaba por el bosque, un lobo se le acercó y le preguntó adonde se dirigía. ? A la casa de mi abuela, le contestó. ? ¿Qué sendero vas a tomar, el sendero de las agujas o el de los alfileres? ? El sendero de las agujas. El lobo tomó el sendero de los alfileres y llegó primero a la casa. Mató a la abuela, puso su sangre en una botella y partió su carne en rebanadas sobre un platón. Después se vistió con el camisón de la abuela y esperó acostado en la cama. La niña tocó a la puerta. ? Entra, hijita. ? ¿Cómo estás, abuelita? Te traje pan y leche. ? Come tú también, hijita. Hay carne y vino en la alacena. La pequeña niña comió así lo que se le ofrecía; entretanto lo hacía, un gatito dijo: ? ¡Cochina! ¡Has comido la carne y habéis bebido la sangre de tu abuela! Después el lobo le dijo: ? Desvístete y métete en la lecho conmigo. ? ¿Dónde pongo mi delantal? ? Tíralo al fuego; jamás más lo necesitarás. Cada vez que se quitaba una prenda (el corpiño, la falda, las enaguas y las medias), la niña hacía la misma pregunta; y cada vez el lobo le contestaba: ? Tírala al fuego; jamás más la necesitarás. Cuando la niña se metió en la cama, preguntó: ? Abuela, ¿por qué estás tan peluda? ? Para calentarme mejor, hijita. ? Abuela, ¿por qué tienes esos hombros tan grandes? ? Para poder cargar mejor la leña, hijita. ? Abuela, ¿por qué tienes esas uñas tan grandes? ? Para rascarme mejor, hijita. ? Abuela, ¿por qué tienes esos dientes tan grandes? - Para comerte mejor, hijita. Y el lobo se la comió.? Me dispuse a buscar información en interpretaciones respecto a esto y me encontré con que hay quien afirma que en este cuento se representa claramente el paso de la niñez a la madurez sexual , de ahí el color rojo de la caperuza de la niña en un relato en el que el lobo simbolizaría el sexo, pero también las embustes y la crueldad; el mismo Perrault nos proporciona al final del cuento esta moraleja: Aquí vemos que la adolescencia, en especial las señoritas, bien hechas, amables y bonitas no deben a cualquiera oír con complacencia, y no resulta motivo de extrañeza ver que muchas del lobo son la presa. Y digo el lobo, pues debajo su envoltura no todos son de idéntico calaña: Los hay con no poca maña, silenciosos, sin odio ni amargura, que en secreto, pacientes, con dulzura van a la siga de las damiselas hasta las casas y en las callejuelas; más, bien conocemos que los zalameros entre todos los lobos ¡ay! son los más fieros.

martes, 18 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, Caperucita Roja

Había una vez una niña muy bonita. Su madre le había hecho una capa roja y la muchachita la llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Caperucita Roja. Un día, su madre le pidió que llevase unos pasteles a su abuela que vivía al otro lado del bosque, recomendándole que no se entretuviese por el camino, pues cruzar el bosque era muy peligroso, ya que siempre andaba acechando por allí el lobo. Caperucita Roja recogió la cesta con los pasteles y se puso en camino. La niña tenía que atravesar el bosque para llegar a casa de la Abuelita, pero no le daba miedo porque allí siempre se encontraba con muchos amigos: los pájaros, las ardillas... De repente vio al lobo, que era enorme, delante de ella. - ¿A dónde vas, niña?- le preguntó el lobo con su voz ronca. - A casa de mi Abuelita- le dijo Caperucita. - No está lejos- pensó el lobo para sí, dándose media vuelta. Caperucita puso su cesta en la hierba y se entretuvo cogiendo flores: - El lobo se ha ido -pensó-, no poseo nada que temer. La abuela se pondrá muy contenta cuando le lleve un bonito ramo de flores asimismo de los pasteles. Durante tanto, el lobo se fuese a casa de la Abuelita, llamó suavemente a la puerta y la anciana le abrió pensando que era Caperucita. Un cazador que pasaba por allí había observado la llegada del lobo. El lobo devoró a la Abuelita y se puso el gorro rosa de la desdichada, se metió en la lecho y cerró los ojos. No tuvo que esperar mucho, pues Caperucita Roja llegó enseguida, toda contenta. La niña se acercó a la lecho y vio que su abuela estaba muy cambiada. - Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más masivos tienes! - Son para verte mejor- dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela. - Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más masivos tienes! - Son para oírte mejor- siguió diciendo el lobo. - Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más masivos tienes! - Son para...¡comerte mejoooor!- y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre la niñita y la devoró, lo mismo que había hecho con la abuelita. Durante tanto, el cazador se había quedado preocupado y creyendo adivinar las malas intenciones del lobo, decidió echar un vistazo a ver si todo iba bien en la casa de la Abuelita. Pidió ayuda a un segador y los dos unidos llegaron al lugar. Vieron la puerta de la casa libre y al lobo tumbado en la cama, dormido de tan harto que estaba. El cazador sacó su cuchillo y rajó el vientre del lobo. La Abuelita y Caperucita estaban allí, ¡vivas!. Para castigar al lobo malo, el cazador le llenó el vientre de piedras y despues lo volvió a cerrar. Cuando el lobo despertó de su pesado sueño, sintió muchísima sed y se dirigió a un estanque siguiente para beber. Como las piedras pesaban mucho, cayó en el estanque de cabeza y se ahogó. En cuanto a Caperucita y su abuela, no sufrieron más que un mayor susto, pero Caperucita Roja había aprendido la lección. Prometió a su Abuelita no hablar con ningún desconocido que se encontrara en el camino. De ahora en adelante, seguiría las juiciosas recomendaciones de su Abuelita y de su Mamá FI

lunes, 17 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, Caperucita y el cumpleaños de la App Store de Apple

Cinco años acaba de cumplir la tienda de aplicaciones de Apple. Las cifras son apabullantes: ochocientas cincuenta mil aplicaciones disponibles para iPhone y doscientas cincuenta mil para la tablet de las tablets, el iPad. Y una cifra más mareante aún para las descargas producidas en estos escasos años: cincuenta mil millones. Yo me debajo muchas, pero hasta llegar ahí 5 aniversario App Store Cómo descubrir las mejores aplicaciones El asunto continúa siendo hallar lo interesante o lo que nos puede ser provechoso en parecido maremágnum. Ahí es donde muchos blogs encuentran su razón de ser, al buscar, seleccionar y ofrecer al lector una visión sobre la aplicación que vaya un escaso más allá del mero escaparate. Al menos, esa es vuestra intención en los dos blogs que gestionamos desde YOS Contenidos, este Ebooks Infantiles que pronto pasará a llamarse cuentosinfantilesblog.com, y eltalleraudiovisual.com, que dedicamos a herramientas y aplicaciones móviles para realizar vídeos. El cumpleaños de la popular tienda online ha traído consigo el obsequio por fracción de algunos desarrolladores, y por un lugar limitado de tiempo, de algunas aplicaciones. Entre estas, también hay cuentos. Aplicaciones gratis para niños Una Caperucita con enfática moraleja Y en estas circunstancias es como encuentro ?Las aventuras de Caperucita Roja?, una discreta adaptación del cuento infantil típico con la que no me topé en pasadas ocasiones, al rebuscar títulos de toda la vida entre las estanterías virtuales del App Store. El origen de este ebook interactivo es lo que más me ha llamado la atención, con esa puerta a la que llamar un par de veces.... para que se abra y poder entrar. Misterio. ?Las aventuras de Caperucita? Sin embargo, el resto sabe a escaso. La anécdota típico abreviada está salpicada de acciones táctiles en las que el niño o la niña, por ejemplo, meten alimentos en la cesta de Caperucita, o mueven al personaje dentro de un laberinto. En la mayoría de los casos, esas acciones hacen ?avanzar la acción? y eso está bien, pero falta un escaso más originalidad en la propuesta. Un asunto es que no se puede prescindir de estas ?aventuras? intercaladas en la anécdota para pasar página, hay que acabarlas primero, con lo que una segunda lectura resulta premiosa. Por otro lado, el texto escrito se despliega en sucesivas ocasiones en una especie de pergamino, lo que resulta inevitablemente reiterativo. Las voces en off sí resultan convincentes y expresivas, más si cabe que las ilustraciones y animaciones. Imagen promocional Si echas un vistazo al equipo autor del cuento, verás que los nombre se repiten, y entre muy escasos se reparten muchas funciones. En un producto del blog Applícate se explica el inicio familiar de la empresa. Pero lo que menos me ha gustado es el subrayado final, que remarca con énfasis: ?Moraleja: no se debe hablar con extraños?, algo bastante discutible (sobre todo por lo contundente) y yo diría que demasiado simplón. Este cuento infantil interactivo, del que podéis ver el vídeo promocional abajo, ha sido extendido en España por Up iGames ¿Te ha gustado esta versión de Caperucita? ¿Conoces otras? Cuéntanoslo.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, Características De Los Cuentos Infantiles

Los cuentos infantiles son creaciones literarias basadas en hechos reales pero con un fundamento o varios fundamentos ficticios. En la medida en que el relato se va desarrollando así también los hechos se van entrelazando y desviando de la verdad establecida inicialmente. Todos los hechos y personajes se van entrelazando más y más en el cuento. Por ejemplo; los personajes que surgen al comienzo del cuento normalmente son los personajes principales del cuento. Personas secundarias normalmente surgen despues de una manera divertida e inesperada. novela ¿Cuáles Son Las Características Del Cuento? Inspire su cuento en hechos reales para establecer una relación con el lector y despues inserte fundamentos ficticios como animales que hablar o personajes con habilidades fantásticas Entrelace las acciones y consecuencias que los personajes cogen mientras el relato Entrelace todos los sucesos y personajes Empiece el cuento relatando o describiendo las vida del personaje principal La narración debe ser lo suficientemente amplia como para describir la vida y acontecimientos fantásticos pero sin perder el resultado narrativo El formato del cuento es la prosa

jueves, 13 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, consejos, mochila y etiquetas

Con casi dos años y medio, cuatro dientes y las mismas muelas, frases de cuatro palabras (?Nena no tiene caca?) y una personalidad bastante definida, Olivia pisará la guardería por primera vez el siguiente 5 de septiembre. Hasta ahora mi madre se había ocupado de ella por las mañanas, entretanto yo hacía lo propio por las tardes. Pero ha llegado el momento? de que se incorpore a la disciplina escolar, según mi criterio, aunque por una fracción me da un escaso de penita: la pobre tendrá que madrugar ya casi para siempre. El mes de septiembre será bastante light porque son muy flexibles con el periodo de adaptación, pero después tendrá un horario bastante rígido que por desgracia es inamovible, salvo que lo amplies (pagando). Me gustaría que pudiera entrar más tarde, a las diez, pero en fin, esto es lo que hay. Para ir acostumbrándola, le hemos ido diciendo que va a ir al ?cole? con otros niños ( coletilla que ella siempre repite, tan contenta) ; hemos pasado por delante y lo señala diciendo el ?cole? y hasta le he dicho que su papi le va realizar coletas (le encanta llevarlas) para que vaya al cole (este punto poseemos que entrenarlo esta semana porque no le veo muy ducho en la materia). Siempre se presenta muy contenta con la idea. El primer día estará solo una hora y acompañada por su padre o sea que no creo que sea trágico, el segundo estará otra hora, pero sola y así progresivamente. Me temo que habrá un día que llore y no se quiera quedar, pero espero que se adapte bien. Así que ahora estoy en plena fase de ?Vuelta al cole?, preparando todas las cosas que me han pedido que tiene que llevar en la mochila (regalo de cumple de mi amiga Ruth, personalizada con su nombre) como un cepillo de dientes, un peine, un cojín para la biblioteca (de Peppa Pig, por expreso ansia de la peque) y un cuento para abandonar en clase (seguramente llevaré uno de la colección de Caillou de Everest, porque sus hojas están plastificadas y a Olivia le ha gustado mucho). Etiquetas personalizadas Y por supuesto toda la ropa marcada. Para este menester he utilizado la tienda online   Etic-Etac, donde puedes personalizar etiquetas termoadhesivas que se aplican con la plancha en unos segundos. Puedes escoger entre varios asuntos (todos muy chulos, me costó escoger, pero me decanté por el de Hadas) y también comprar packs con otro tipo de etiquetas, por ejemplo, para objetos. Incluso tienen etiquetas especiales para los niños con intolerancias o alergias. Su web es muy sencilla de usar, puedes ver cómo quedan los diseños y no me parece rostro (desde 7 euros 40 etiquetas de las minis). Aclaración: el apellido de Olivia está pixelado con Photoshop  ¿Cómo fuese la acceso de nuestros peques a la guarde a esta edad? ¿Algún consejo?

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Cuentos infantiles, Con las hadas y los ángeles....

Pliegas tus alas y te sientas sobre esa colina mágica que un día te vio nacer y desplegar tus alas. Los niños te han alentado a recordar lo que eres y atreverte a llevar al mundo tu magia, volando entre cuentos de hadas y castillos encantados. Imagen registrada en Safe Creative* Tú desplegarás tus alas con ellos y te conmoverá la dulzura que manifiestan en sus gestos y su devenir cotidiano. Ellos implementan la naturalidad desde que han comenzado a respirar y la libertad con la que se crían establece el escudo con que se alzan ante una verdad que estiman su aliada. Carta del Hada-Águila de mi Tarot de Hadas* No hay prisa ni noción del tiempo en esta región de incomparable hermosura natural donde la madre tierra se presenta en todo su esplendor y gracias al respeto que la población le profesa, luce más pletórica que la luna llena de San Juan. El agua corre aquí tan cristalina que es como si la hubieran vertido los ángeles en los arroyos, manantiales y playas, como si esas aguas destilaran la pureza de Dios. Te reflejas en la superficie de un remanso del río coronado por una impresionante cascada y te parece ver un ángel o quizás una hada. La escucha atenta del instante te adentra en un arraigamiento o enraizamiento sobre la tierra donde te dejas de agarrar a todo y te entregas al ahora sin importar qué sucederá. De este modo, cobra protagonismo lo efímero que todo resulta y en todos esos momentos que acaban pasando de largo como las nubes en el cielo, Es como si te alimentaras del instante, de ese tiempo sin tiempo en el cual se ha perdido su noción pero en el que la vigilancia consciente está tan interiorizada como el hecho de respirar en sí mismo. Autora texto e ilustraciones: María Jesús Verdú Sacases Texto e ilustraciones inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual