martes, 22 de julio de 2014

Historias infantiles, ¿CÓMO SE FABRICA UN PERSONAJE PARA UN CUENTO INFANTIL!

La mayoría de los personajes de cuentos infantiles proceden de la literatura que ha pasado por camino oral. Vuestros ancestros gustaban de sentarse junto al fuego y contar anécdotas de brujas, fantasmas,enemigos, dioses, animales...Y estos personaje fueron evolucionando hasta llegar a los cuentos infantiles.Sin embargo no todos los personajes gustan por igual, para tener éxito en la elección deben ser seres con los que ellos se identifiquen por determinado apariencia o porque puedan, a través de ellos, descargar sus temores. Los personajes, lo mismo que las historias, se pueden inventar a dividir de una imagen, de una palabra, de una sensación, de cierta frase que nos llamó la atención, de un sueño...todo es válido, siempre que le carguemos con los ingredientes que a los niños les gustan. Un ingrediente significativo es cargar al personaje de acción, a través de sus actos el niño se conectará con él y conocerá como es.Si deseamos decir que Los Tres cerditos estaban asustadísimos porque el lobo se los iba a comer, tendremos que cargar a ese sentimiento de acción y decir que corrían apresurados a refugiarse antes de que el lobo los cogiera. Otro ingrediente que poseemos que tener muy en cuenta es el nombre que le vamos a poner. Debe estar relacionado con su identidad de tal forma que al nombrarle, el niño ya vea sus características. Y una vez elegido el nombre, lo incluimos en la aventura para ver qué tal queda. Los personajes más conocidos y que tienen más éxito entre los lectores infantiles son las hadas, las brujas, los huérfanos, los animales, las princesas...Pueden ser buenos o malos y en ellos se puede perfectamente mezclar la verdad y la fantasía. No tiene porqué estar estereotipados. Se puede conectar lo real con lo imposible, por ejemplo, por ejemplo , el lobo que se hace vegetariano. Se puede modernizar a los personajes y sacarlos de su contexto, por ejemplo, Blancanieves que se desplaza en moto. Las posiblidades son muchas. Os dejo un truco que yo he utilizado en clase y estuvo divertidísimo. Cortaís cinco papelitos de un color y ponéis un sujeto en cada uno, despues otros cinco papelitos de otro color y ponéis los predicados. Luego, al azar sacáis un sujeto y predicado cualquiera...¡Veréis la porción de disparates que salen, todos originalísimos y que nos pueden ayudar a crear anécdotas y personajes! Y para terminar os dejo este libro- cuento cargado de personajes diversos que Begoña y yo hicimos hace determinado tiempo. Ella fabricó los personajes y yo los dibujos. ¡Qué disfrutéis! MI BAÚL DE CUENTOS Publish at Calame or read more publications

lunes, 21 de julio de 2014

Historias infantiles, Los pájaros y las Hadas

Los pájaros cantan hoy. Le hablan al viento y a las hadas y tanto el viento como las hadas revolotean alrededor de los pájaros, convirtiéndose en compañeros de camino. Llega un carruaje al bosque y de él desciende la Reina de las Hadas. Los pájaros acuden a darle la bienvenida y a regalarle sus mejores trinos. La reina los agradece con una reverencia y siguen todos reverenciando, venerando el momento presente, entregándose a él como cachorrillos que se entregan al juego o a los mimos de mamá. El momento transcurre caliente y sereno en la profundidad del bosque encantado, henchido de unidad y por lo tanto no afectado del dolor humano. Los pájaros hacen piruetas en el cielo para impresionar a la Reina de las Hadas y ésta les guiña el ojo, como gesto de complicidad hacia ellos y hacia la existencia. En el bosque encantado, cada instante se experimenta como un cántico tan tierno y amoroso como un pajarillo que sale del huevo y pía por primera vez. La placidez que late en cada morador de este bosque mágico ondea como una bandera plantada en cada rincón. La energía crepita como el fuego y se eleva como la cresta de las olas hacia un cielo tan inmenso que nadie sabe si tiene final. Aquí nacen los cuentos y leyendas que se les explican a los niños antes de irse a dormir. El espíritu de los niños despierta en este lugar, reconoce la fantasía y la inocencia de cada palabra impresa en los cuentos de hadas y se alimenta de ellos. Por eso los niños creen en las hadas y en la magia del ahora. Autora texto e ilustraciones: María Jesús Verdú Sacases Técnica ilustraciones: Acuarela o Pastel

viernes, 18 de julio de 2014

Cuentos infantiles, julio

Este tiempo de vaciones es tiempo de correspondencia. Con el ritmo tan propia que ahora lleva el reloj, caes en la cuenta que el envío de un recuerdo o de un cariño a alguien que no olvidas, pero que no suele surgir en tu trajín diario, está pidiendo volar justo hasta la dirección de su casa. Quiero recordar las cartas ilustradas tan bonitas que hemos hecho protagonistas en cierta ocasión... Y cómo no, los sobres ilustrados que alegran la rostro no sólo del que recibe, también del cartero que reparte... Pues también, y no podían faltar, hay SELLOS ILUSTRADOS Es cierto que la filatelia tienen miles de causas para conmemorar o realizar valer cualquier acontecimiento, personaje o asunto en las ilustraciones de sus estampillas postales. Nos fijaremos, cómo no, cuando la literatura infantil se hace valedora de este protagonismo, y sin duda, el Reino Unido, que tanto mima a sus personajes y escritores de literatura infantil lo ha hecho en algúnas ocasiones: Personajes de Beatrix Potter Quentin Blake Eric Carl o Satoshi Kitamura que se instaló en Inglaterra hace muchos años, surgen en los sellos. Vía: Revista Babar Las aventuras y viajes de Jules Vernes también han sido causa para los estampillas en Francia Caperucita Roja protagonizó en Paraguay en 1978 varios estampillas que hilaban la clásica historia. Vía: Blog para leerte mejor Más buenísimas ideas&#8230 El Correo Argentino, tiene una obra denominada De Pequeñeces y Estampillerías,   integrada por cuatro cuentos infantiles de masivos autores argentinos: Canción del Corre de María Elena Walsh Mayor Herman de Silvia Schujer Cartas a Papá Noe de Luis María Pescetti y Mamarrachos por Cart de Ricardo Mariño. Estos cuentos son ilustrados por distintos ilustradores argentinos como Claudia Legnazzi Pablo Bernasconi Mariano Grass y Daniel Roldán Cada cuento está ilustrado con una serie de estampillas postales inéditos, realizados sólo para este libro. !Precioso Vía: El blog del diseñador gráfico Y lo último de hoy... El juego de estampillas de correos ilustrados de Gary Hunt anima a seguir dibujando en el resto del estampilla y en todo el sobre. El programa fuese seleccionado como uno de los ganadores en un concurso organizado por RSA en colaboración con el servicio de correos británico. ?Mis sellos?, en palabras del autor, ?consisten en una serie de cabezas simples y estilizadas que facultan que el usuario complete el dibujo y lo personalice en el resto de lugar abierta del sobre. Creo que mi programa tiene humor e interactividad, faculta a la gente compartir una imagen, establecer un dialogo visual y por arriba de todo divertirse? creo que socializa el uso de los estampillas de correos? Vía: Efímer, el blog de Bau Sin duda, esto de las cartas, los sobres y los estampillas es mucho más divertido de lo que muchos piensan y creo que hay tema para crear y realizar cosas muy bonitas y motivadoras. Apúntalo en tu agenda de cosas por realizar en casa o en el cole.

jueves, 17 de julio de 2014

Cuentos infantiles, el-ciervo-engreido-cuentos-infantiles

Erase una vez un ciervo muy engreído. Cuando se detuvo para tomar en un arroyuelo, se contemplaba en el espejo de sus aguas. ?¡Que bonito soy!?, se decía, ¡No hay nadie en el bosque con unos cuernos tan bellos! Como todos los ciervos, tenía las piernas largas y ligeras, pero él solía decir que preferiría romperse una pierna antes de privarse de un solo vástago de su magnífica cornamenta. ¡Pobre ciervo, cuán equivocado estaba! Un día, entretanto pastaba tranquilamente unos brotes tiernos, escuchó un disparo en la lejanía y ladridos perros... ¡Sus enemigos! Sintió temor al saber que los perros son enemigos acérrimos de los ciervos, y difícilmente podría fugar de su persecución si habían olfateado ya su olor. ¡Tenía que fugar de inmediato y aprisa! De repente, sus cuernos se engancharon en una de las ramas más bajas. Intentó soltarse sacudiendo la cabeza, pero sus cuernos fueron aprisionados finalmente en la rama. Los perros estaban ahora muy cerca. Antes de que llegara su fin, el ciervo aún tuvo tiempo de pensar: ?¡Que yerro cometí al pensar que mis cuernos eran lo más bonito de mi físico, cuando en verdad lo más valioso era mis piernas que me hubiesen salvado, no mi cornamenta que me traicionó!?

miércoles, 16 de julio de 2014

Historias infantiles, Parlanchín y Parlanchón

Parlanchín y Parlanchón eran un par de calcetines a rayas, que se pasaban la vida discutiendo. A los dos les gustaba mucho hablar y tanto el uno como el otro siempre querían tener razón en todo. Los demás pares de calcetines que había en el cajón les decían que los hermanos deben intentar llevarse bien. -Me llevaría bien con Parlanchón si respetara el turno, pero él siempre desea hablar el primero- protestó Parlanchín. -Porque tú no paras de decir tonterías y me aburres- increpó Parlanchón. -¡Estoy harto de estar siempre contigo! ¡Ojalá me debiera tocado otro hermano mejor que tú!- gruño Parlanchín muy enfadado. Alina abrió el cajón de los calcetines y buscó hasta descubrir a Parlanchín y Parlanchón; eran sus calcetines preferidos y se los ponía en cuanto su mamá los sacaba de la lavadora. Se fuese al parque con ellos y cuando llegaron a casa estaban llenos de tierra, por lo que acabaron en el cesto de la ropa sucia. Como estaban muy enfadados no se habían dirigido la palabra en todo el día, ni siquiera se miraron cuando la señora Teresa los metió en la lavadora. Cuando le sacaron de la lavadora, Parlanchín acabó metido en un cajón desconocido para él, donde todos los calcetines estaban sueltos y desordenados. Miró a su alrededor buscando a Parlanchón, pero no lo veía por ningún lado. Preguntó si habían visto a su hermano, tenía que estar allí mismo, entre los demás calcetines. -No pierdas el tiempo buscando a tu hermano, aquí sólo entran los calcetines sueltos- dijo un calcetín muy viejo. -¿Y tú quien eres?- preguntó Parlanchín. -Soy Carcomido, el calcetín más viejo de este lugar, y sé por experiencia que aquí no hay dos calcetines iguales- explicó Carcomido amablemente. -Mi hermano y yo somos los calcetines preferidos de Alina, posiblemente la señora Teresa se ha equivocado y por eso me ha metido aquí, estoy seguro que vendrá enseguida a buscarme porque Parlanchón debe estar muy preocupado sin mí - farfulló Parlanchín. -Tu hermano se ha perdido, idéntico que el mío y el de todos los demás, por eso habéis venido a detener aquí- contestó Carcomido tratando de que su nuevo vecino entendiera la situación. -¿Cómo lo sabes? A lo mejor mi hermano me está buscando y el que está perdido soy yo- musitó Parlanchín cada vez más preocupado. -Este es el cajón de los calcetines sueltos y eso implica que te han guardado aquí por si surge tu hermano, y si en un tiempo no surge te tirarán a la basura, ya les ha sucedido a muchos- argumentó Pomposo que era un calcetín muy listo. -Eso es verdad, pero la mayoría de las veces la señora Teresa descubre al hermano perdido y viene al cajón de los calcetines sueltos para llevarse a su gemelo, así que no pierdas la esperanza muchacho- explicó Carcomido intentando animar un escaso a Parlanchín, que cada vez estaba más triste. Parlanchín se sentía muy culpable por haber dicho a su hermano que estaba harto de él cuando se enfadaron. Lo dijo sólo para fastidiarle, pero la realidad era que le quería mucho y empezaba a echarle de menos. Pensó que a lo mejor Parlanchón se había ido para siempre y se puso a llorar desconsoladamente. El pobre Parlanchón estaba atrapado en un rincón entre la pared y la lavadora, había mucha oscuridad y su hermano Parlanchín no aparecía por ninguna parte. Parlanchón jamás se había sentido tan solo, sabía que en aquél rincón nadie le encontraría en mucho tiempo y sólo de pensarlo se puso a llorar. Echaba muchísimo de menos a su hermano y se sentía arrepentido de haberle dicho que decía tonterías. -¿Por qué lloras?- pregunto una pequeña araña a Parlanchón. -Estoy atrapado en este rincón y he perdido a mi hermano, me siento solo y asustado- contestó Parlanchón entre sollozos. -Yo podría ayudarte- dijo la araña. -¿Cómo?- musitó Parlanchon. -Verás, el gato Pinki me persigue cada vez que me ve, e intenta atraparme entre sus garras, pero como soy tan pequeñita jamás lo consigue. Si quieres hago que me siga hasta este rincón- se ofreció la araña. -Pero ¿de dónde habéis sacado ese calcetín?, llevo todo el día buscándolo- dijo la señora Teresa al tiempo que recogía a Parlanchón del suelo. Después se dirigió al cajón de los calcetines sueltos y sacó a Parlanchín. Los hermanos al verse de nuevo sintieron una inmensa alegría, y se abrazaron cuando la señora Teresa los unió, doblándolos como hacía siempre. -Menos mal que volvéis a estar juntos, Alina se disgustaría mucho si pierde sus calcetines favoritos- dijo la señora Teresa entretanto los metía en su cajón de siempre. -Parlanchón siento mucho lo que te dije, estoy muy contento de que seas mi hermano. Pensé que me habías abandonado- confesó Parlanchín. -Yo también lo siento mucho, jamás me he aburrido contigo y me encanta que estemos siempre juntos, nunca te abandonaría- dijo Parlanchón abrazando a su hermano de nuevo. -Yo tampoco, no sólo eres mi hermano, asimismo eres mi mejor amigo, te prometo que a dividir de ahora respetaré los turnos, y te dejaré hablar un escaso de vez en cuando- bromeó Parlanchín. En el cajón de los calcetines de Alina volvió a reinar la paz parlanchina. Y naranja, anaranjado este cuento ha terminado... ¿Os ha gustado? Autora: María Jesús B.

martes, 15 de julio de 2014

Cuentos infantiles, Jazmín

A muchos niños les encanta la hora del cuento. Aprende a contar estas anécdotas de forma entretenida. Muchos niños aprecian las anécdotas antes de ir a dormir o en cualquier momento del día, y es que los cuentos infantiles son una buena manera de crear un lazo de unión con el pequeño, fomentar la imaginación y la creatividad, ahuyentar los temores y en muchos casos hacerle sentir más valiente al inspirarse en sus personajes favoritos. Instrucciones Muchos peques aguardan con ansias la hora de dormir para oir su anécdota favorita, por eso haz de este momento un tiempo realmente valioso, crea un ambiente de complicidad y juego entre tu y el niño No es solo abrir un libro y leer de manera monótona el cuento que tienes entre manos. Esto lejos de ser interesante podría aburrir al chico y anular su efervescencia por la lectura, por eso saca lo mejor de ti. Dale a cada personaje una voz, gestos y personalidad propia. Para que el niño consiga imaginar la anécdota que le estás contando tu también debes realizar el ejercicio de imaginarla, ganancia por partida doble y es que ambos disfrutarán mucho del momento. Recuerda que la entonación es tu arma secreta, lleva un ritmo de narración que mantenga al chico interesado. Si cada noche te pide que le leas el mismo cuento hazlo siempre con el mismo entusiasmo y recuerda que hay algo de esa anécdota que por determinado causa le resulta atractivo: un personaje, un conflicto propia con el que se identifica. Hay niños a los que no les basta con la literatura infantil sino que asimismo les encanta que sus padres o familiares inventen anécdotas para ellos. En este punto muchos adultos se ven en dificultades y es que ¿por dónde comenzar?, empieza por pedirle al peque el titulo de la anécdota que quisiera escuchar. Tu anécdota debe contener lo básico: uno o varios malos, un personaje en premuras y un héroe. También puedes crear una anécdota en fundamento a animales, no necesariamente tiene que tratarse de personas. Hazla simple y busca inspiración en las clásicas fábulas de toda la vida, esas pueden sacarte de apuros. No des demasiados detalles y dale lugar al chico de imaginar la situación con sus propios recursos. Inspírate en las películas infantiles que disfrutabas cuando eras chico o en otros cuentos que conozcas para salir de este apuro. Otra táctica si tu peque no desea oir más cuentos leídos es que le narres determinado episodio de la mitología griega, romana, escandinava etc, eso sí prefiere los más interesantes y representativos de los que el peque pueda sacar una moraleja o una imagen útil. Explícale que son y de que cultura forman parte. Los cuentos son fracción significativo del crecimiento del niño: le facultan empatizar con el mundo, construir la imaginación y resolver conflictos por eso no subestimes su función en el desarrollo de tu hijo.

lunes, 14 de julio de 2014

Cuentos infantiles, La fábula del Puercoespín

¡Cómo cuesta tener paciencia y ser paciente con quien no nos gusta o cuando nos llevan la contraria o ... ! También nos cuesta y muuucho  abandonar se  intransigentes  con nosotros mismos. Sobre este asunto hablamos estos días...tenemos mucho que aprender y practicar,  tanto Flor de Canela, como yo. Esta es la fábula que me ha pasado una compañera de esfuerzo y nos gusta  para recordarnos que somos humanos, nada impecables pero si podemos aprender a contemplar a los demás, tratar de entenderlos y aceptar lo que hay. Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a motivo del frío. Los puercoespín, dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa forma se  abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a expirar congelados. Así que tuvieron que realizar una elección: o aceptaban las espinas de sus compañeros, o  desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron regresar a estar juntos. De esa manera aprendieron a convivir con las chiquitas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más significativo es el calor del otro. De esa manera pudieron sobrevivir. Moraleja de la anécdota La mejor relación, no es aquella que une a personas perfectas, sino, aquella en que cada individuo aprende a habitar con  los defectos de los demás y  admirar sus cualidades.

viernes, 11 de julio de 2014

Cuentos infantiles, JESÚS SÁNCHEZ TENA, DIBUJANTE Y GUIONISTA DE CUENTOS INFANTILES

Dibujante y también autor de los guiones, Jesús Sánchez Tena, fallecido con tan sólo treinta y tres años, es uno de los autores más destacados en el tema de la literatura infantil mientras el periodo que le tocó habitar y en el que siguió a su muerte. A pesar de una exposición que le dedicó CajaMadrid en 2001, su figura apenas es conocida en Aragón, donde naciera el 8 de enero de 1898, el mismo año en que lo hicieron Camón Aznar y Castán Palomar. Hijo de un agente de la Empresa de Ferrocarriles del Norte, fuese en el zaragozano pueblo de Pedrola el pueblo donde vio la primera luz. Apenas hay datos sobre la vida de Sánchez Tena. González Lejárraga supone que fuese autodidacta y que admiró a los masivos ilustradores ingleses, según se desprende de la correspondencia con José Zendrera, editor de Juventud. A dividir de 1920, simultaneó su faceta artística con el esfuerzo como oficial de primera el cuerpo de Correos. En 1924 contrajo boda con Concepción Navarrete (Chita), también dibujante, como su padre, Miguel Navarrete, editor de la revista Charlot. Ambos realizaron mayor porción de cromos para variadas colecciones publicitarias, en las que, a menudo, Jesús incluía aleluyas o coplas humorísticas y descriptivas. Para las editoriales del también aragonés Sopena y, sobre todo para la popularísima de Saturnino Calleja elaboró series de diversos personajes, aunque el caos de estas publicaciones y lo escaso estudiadas que están, en mayor fracción debido a la problema de catalogarlas, hace muy difícil establecer un listado fiable de su producción. Aventuras de Machucho y Pilongo, Barbilón Zueco Rojo, fueron, en todo caso, sus series más conocidas. El aludido José Zendrera lo fichó, a comienzos de 1928, para su editorial, a la que Sánchez Tena se dedicó intensamente desde San Felíu de Codinas, pueblo del Vallés oriental, donde se había recluido debido a la tuberculosis que padecía y que se lo llevó del mundo el 27 de julio de 1931. Para la editorial Juventud, Sánchez Tena ilustró una obra para adultos del entonces muy popular Peter B. Kine pero el resto de su obra gráfica se circunscribió a los cuentos infantiles. Peter Pan y muchos de los cuentos de los hermanos Grimm y de Andersen fueron adaptados y dibujados brillantemente por el dibujante de Pedrola, que conocía el francés y el inglés. Hay que señalar que varios de ellos serían publicados después de su muerte y otros quedaron en poder de Zendrera pero inéditos. Como autor de textos infantiles y juveniles, Sánchez Tena, destaca por su sencillo y pulido estilo que jamás incurre en las blandenguerías que algunos autores parecen analizar indispensable en los libros para niños. Sus relatos fluyen con facilidad y riqueza de vocabulario, lo que denota un consumado lector. Los protagonistas de la primera de sus series, Aventuras de Machucho y Pilongo, son dos hermanos, moreno y rubio, que abandonan su hogar pirenaico para recorrer mundo. A pesar de la fascinación de Sánchez Tena por la naturaleza en la que discurren buena fracción de sus cuentos típicoes, el atractivo tan de su estación por la modernidad está presente desde el mismo título de sus libros: ?Machucho y Pilongo en Rugby?, ?Machucho y Pilongo, aviadores?, ?Machucho y Pilongo, jockeys?, ?Machucho y Pilongo, automovilistas?? Más en la línea del argumento del cuento infantil típico se sitúa la serie de Barbilón, escudero de Astolfo, barón del Alto Roble, que provisto de una garrota verde desface entuertos allí donde haga falta. Zueco-Rojo y Titín Peluchín, son dos niños, moradores de los bosques y amantes de las aventuras, que protagonizan estupendas anécdotas debajo las que discurre una soterrada ironía. De difícil consecución, como toda la obra de Jesús Sánchez Tena, Zueco Rojo El viaje de Zueco Rojo al país extraordinario son un antecedente de Titín Peluchín, el libro más importante del autor que manifestó póstumamente en 1932 y volvió a ser editado, dieciséis años después. En palabras de Hernández Cava, el protagonista ?recibía el apodo de  Peluchín por su esponjosa cabellera dorada (muchos de los niños que leyeron aquellas aventuras antes de la guerra o en las posteriores  reediciones, acostumbraron a llamar familiarmente Titín a aquellos de sus hijos de cabello rubio) y tenía prendada de él a Rac, la reina de las ranas, tras de la cual siempre se intuyó, a tenor de ciertos ataques de celos, que aguardaba el proceso de modificacion una princesa?. Además de la similitud en el nombre del héroe, otras concomitancias podrían descubrirse con el Tintín de Hergé, cuya fortuna pública Seguid incólume, contra lo que sucede con la desconocida personalidad del pedrolano. En todo caso, merecería la pena una reedición de las obras de Sánchez Tena, que a muchos sorprendería por la calidad y fuerza de su dibujo.                                                                             OBRAS Aventuras de Machucho y Pilongo, Barcelona, Sopena, s. f. (192?). Barbilón (serie compuesta de varios cuentos breves), Barcelona, Saturnino Calleja, s. f. (192?). Zueco Rojo, Madrid, Saturnino Calleja, Col. Perla, s. f. (192?). El viaje de Zueco Rojo al país extraordinario, Madrid, Saturnino Calleja, Col. Perla, s. f. (192?). Amigos de los niños. Libro de pinturas, Barcelona, Juventud, 1930. Titín Peluchín, Barcelona, Juventud, 1932. / Barcelona, Juventud, 1948. El castillo de Alto Roble. Un ogro feroz. La reina Pelagia, Madrid, Saturnino Calleja, 1940. Los terribles gigantes barbudos. Un monarca extraordinario. La isla prodigiosa, Madrid, Saturnino Calleja, 1940. Los tres enanos de diferentes colores, Madrid, Saturnino Calleja, 1941. Pulgarcito desea aumentar (Pajarolín... ¡Pajarolán!), Madrid, Saturnino Calleja, 1941. BIBLIOGRAFÍA -DOMÍNGUEZ, Antonio (dir.), Voz: ?Sánchez Tena, Jesús?,  Mayor Enciclopedia Aragonesa, 2000, apéndice I, Zaragoza, El Periódico de Aragón, 2002, pp. 237-238. -GARCÍA PADRINO, Jaime, Libros y literatura para niños en la España contemporánea, Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 1992. -GARMENDÍA DE OTAOLA, Antonio, Lecturas buenas y malas, Bilbao, El Mensajero del Corazón de Jesús, 1953, p. 469. -GONZÁLEZ LEJÁRRAGA, Antonio ?Los cuentos clásicos de Jesús Sánchez Tena?,  Sánchez Tena, Madrid, Caja Madrid, 2000, pp. 5-16. -HERNÁNDEZ CAVA, Felipe, ?Cuando los bosques hablan?, Sánchez Tena, Madrid, Caja Madrid, 2000, pp. 49-51.