viernes, 11 de abril de 2014

Historias infantiles, Relato de las sirenas

Esta tierra de bonitos colores, bosques, selvas, volcanes, montañas, lagos y mares me cautivó desde el comienzo al idéntico que las leyendas que aquí se cuentan sobre las sirenas. La noche se deja caer sobre el mar embebido de sal y de diáfano de luna para dar paso al danza de estrellas y de hadas que embellece el cielo. Cuando el misterio nocturno desvela sus secretos desde las profundidades del océano, las sirenas emergen a la superficie y descansan sobre conchas de nácar y perlas de cristal. El lenguaje celestial de los ángeles se cruza con el cántico de las sirenas y su potente vibración se eleva hasta tocar el corazón del cielo. La playa parece una sala del Universo donde los tolerantes han dejado de esperar la dicha simplemente porque la encontraron en la magia del instante. Anclada en la vividez del momento, sigo mi instinto y algo me dice que debo seguir observando imparcialmente este bonito espectáculo marino donde todo irradia desde el alma. La reina de las sirenas corona esta escena, emergiendo con su corte de delfines, ballenas y horcas que anuncian su ascenso y su llegada a la costa. La reina acaricia la arena con su aura de energía marina y eleva sus manos para recoger la energía estrellada y planetaria. Cuando pisa la arena, la reina deja caer la energía, entretanto los granos de arenisca revolotean en torno a ella para recargarse y esparcirla gracias a la brisa. Esta energía engendra sonrisas, espontaneidad y maravillas terrestres. El ahora dialoga con mi ser y me adentra en mis particulares profundidades más allá de aquellas de este océano de paz y me descubro riendo a la vida y refulgiendo en mi particular estrella, enraizada sobre el firmamento y enamorándome de este planeta llamado la Tierra. Le guiño el ojo al momento, a la luna y a la hermosura que serena mis emociones y las torna ligeras como una barca que recorre el río en la mera dirección del instante. Me siento como pez en el agua, en perfecta interacción con la brújula del mar, fluyendo en el hábitat natural. Autora texto e ilustraciones : María Jesús Verdú Sacases Texto e ilustraciones inscritos en el Registro de la Propiedad Intelectual. Licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Técnica ilustraciones: Acuarela

1 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Gracias por la publicación de este texto de mi autoría en este maravilloso espacio

Publicar un comentario