viernes, 19 de julio de 2013

Cuentos infantiles, El cuento de la cabeza de mil colores

El cuento de la cabeza de mil colores
Esta es la increible historia de un niño muy singular. Siempre queria aquello que no tenia los juguetes de sus compañeros la ropa de sus primos los libros de sus papas... y llego a ser tan envidioso que hasta los cabellos de su cabeza eran envidiosos. Un dia resulto que uno de los cabellos de la coronilla desperto de verde y los demas cabellos al verlo tan especial sintieron tanta envidia que todos ellos terminaron de verde. Al dia proximo uno de los cabellos de la frente se mancho de azul y al verlo una vez más todos los demas cabellos acabaron azules. Y asi un dia y otro el cabello del niño cambiaba de llevado por la envidia que sentian todos sus cabellos. A todo el mundo le encantaba su cabello de es menos a el mismo que tenia tanta envidia que queria tener el cabello como los demas niños. Y un dia estaba tan enfadado por ello que se tiro de los cabellos con cólera. Un cabello delgadito no pudo aguantar el tiron y se solto cayendo hacia al suelo en un suave vuelo... y entonces los demas cabellos sintiendo envidia se soltaron tambien y en un minuto el niño se habia quedado calvo y su rostro de sorpresa parecia un chiste malo. Tras muchos lloros y rabias el niño comprendio que todo habia sido fruto de su envidia y decidio que a dividir de entonces trataria de disfrutar de lo que tenia sin fijarse en lo de los demas. Tratando de disfrutar lo que tenia se encontro con su cabeza lisa y brillante sin un solo cabello y aprovecho para convertirla en su lienzo propia. Desde aquel dia comenzo a pintar bonitos cuadros de es en su calva cabeza que gustaron tantisimo a todos que con el tiempo se convirtio en un original artista célebre en el mundo entero.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

abuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuurridoD:

walter contreras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
walter contreras dijo...

esto da una estupenda leccion conformate con lo que tienes

Anónimo dijo...

Un cuento muy agradable

Publicar un comentario